The cure you gave me ~ 15

He encontrado algo más en los videojuegos e historias, algo más allá, un remedio para el corazón.

Hay momentos, eventos, circunstancias en la vida que nos dejan de una u otra manera con un malestar emocional, un malestar que crece y no envejece. Es curioso, ahora que lo pienso, como existen por nombre ciertas emociones que son consideradas directamente de carácter negativo o tóxico. Te comen por dentro y gobiernan tus pensamientos de manera más audaz que las emociones positivas. Son como pequeños virus, gusanos, que no hacen más que multiplicarse y empeorar más el dolor de corazón. El antivirus, el cerebro, es el anti-héroe; el mismo que deja al virus expandirse y que lo erradica al haber reflexionado un tantito.

Tristeza, arrepentimiento, envidia, odio, rechazo, ira, desilusión, desagrado, una depresión que deriva de sentimientos que contienen pequeñas o grandes dosis de miedo.

El amor es la espada de doble filo con la que todos lidiamos. A veces lastima el corazón, pero gracias a la herida uno encuentra una solución al malestar emocional.

El amor me dejó un poco herido, pero pasados unos días de malestar me puse a jugar un juego nuevo luego de llevar tiempo sin jugar algo: Bravely Default, un rpg con una historia muy bonita y una narración espectacular. Es raro, como si mi corazón hubiera pasado meses de moribundo perdido en un desierto hasta que de repente se encuentra con un oasis. Caí inmerso en la trama del juego no solo por interés, sino que también por una extraña y fuerte necesidad. Necesidad de qué? Me pregunto. Tal parece que es una necesidad de desconcentrarse por un rato y sentir emociones de una fuente distinta. Es curioso también porque no parece afectarme negativamente la muerte de un personaje en la historia o algún acontecimiento triste por el estilo, sino que me dan vuelta el tablero de mi mente completamente, no lo veo para mal, lo veo como… una especie de aceptación y comprensión de la vida.

Los videojuegos son mi gasolina. 😮

Esto es algo que me vengo dando cuenta desde hace tiempo… mucho tiempo… muchas historias de libros y de juegos que me han bofeteado emocionalmente. Es como un masoquismo sentimental. Mass Effect y Dead Space son de los mejores ejemplos. Los empecé a jugar en tiempos de fuerte inestabilidad emocional. Al terminar, me sentía bien.

El sentir otras cosas le permite a uno caer en la cuenta de que el mundo aún no se ha acabado, que hay mucho más por delante. Te recuerda quién eres y para dónde vas, limpia tu propósito e intenta sanar la herida que la vida te dejó.

Tiz era un joven pastor que llevaba una simple y pacífica vida en el pequeño pueblo campestre donde había permanecido toda su vida. Un día, la monótona rutina de Tiz se vió interrumpida cuando el pueblo completo calló bajo la obscuridad de un inmenso abismo llevándose con sí a toda su familia y amigos. No pudo siquiera salvar a su hermano, a quién vio caer al obscuro fuego del abismo. De un momento a otro, Tiz lo había perdido absolutamente todo y fue condenado a ser el único sobreviviente de la catástrofe. Su mundo había colapsado frente a sus ojos, y el estaba solo. 

~ Historia de Tiz, Bravely Default.

Mientras yo, tuve mala suerte en el amor. e_e

 

 

 

 

Advertisements

Did you like this? Comment! :D

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s