2013: Poisoned Fantasy ~ 11

So this is the end of 2013, an odd year, at least for me.

Continue reading

Advertisements

El año “Épico” – 10

Se acabó por fin el año universitario y todo terminó bien después de todo. Luego de pasar semanas de estrés y angustia tomé la decisión de soltar carga para concentrarme en los exámenes, si no lo hubiera hecho probablemente no hubiera podido con nada.

Continue reading

I come from the past – 6

Se está poniendo intensa la cosa… Estos últimos meses han sido impredecibles campos de batalla. Es difícil creer para mí en cuán compleja encrucijada he caído, un capricho que pide a gritos por silencio.

Después de largo tiempo, logré despegar mis pensamientos de una historia que por ya bastante tiempo estaba metido. Una historia que todo lo que hacía era concederme con más melancolía de la que tan fuerte afecta. Pero toda experiencia deja alguna cicatriz que sangra en forma de arte.

Hace poco descubrí un gusto del cual por alguna razón nunca me había percatado. A mi gran librería de música se comienza a filtrar música country. Una música con temas nostálgicos, muchas historias que contar y violines! Buenísimo! Pero su entrada precipitada me dejó bastante en que pensar y reflexionar acerca de varias cosas, entre esas el pasado.

Ya nada es como era antes; las raíces de la nostalgia. Ya no se puede volver a lo que alguna vez fue hace ya tiempo, tiempo en que personas como yo aún no abrían sus ojos, personas cuyo corazón aún no comenzaban su latir. Esos “maravillosos” tiempos del que tanto nos cuentan. Tiempos que vemos retratados y reinterpretados en fotografías, televisión, Internet, el cine… Tiempos muy lejanos que uno puede recordar sin haber presenciado. Bellas memorias que de un libro se aprenden y por tu vida se extienden dándote rumbo y visión para un eterno futuro que refleje la ilusión de lo que nunca volverá a ser, un terco recuerdo del cual el corazón jamás dio un latido de emoción puro pero que por siempre conserva la empática ambición.

Me veo ahora en una situación en donde extraño demasiado lo que nunca fue para mí y a pesar de vivir con eso de manera constante, ahora me siento sofocado por aquello que ya no existe y el único lugar que aún puedo visitar son las memorias. La realidad es que… todos esos lugares, toda esa gente, todas esas formas de vestir, todas esas costumbres y todas esas emociones que alguna vez existieron han evolucionado en grande a algo que no llama la atención. Es estar en un presente para que un vistazo al futuro rebote tu mirada al pasado y se quede ahí sembrando lágrimas.

No se puede calmar este capricho ni tampoco se puede escapar.
Solo se puede aceptar y mantener en paz.
Entonces me pregunto, cómo olvida uno lo que nunca fue?
Ese pasado es el que me formó y es imposible ignorarlo.

Igual es bonito entrar a un vagón de cientos de años y sentir que uno salta de pueblo en pueblo viajando en tren de vapor, viendo cada detalle pasado nuestro reflejo pensante en la ventana… al menos hasta que los ojos ven hacia afuera y se dan cuenta de que nos encontramos en un gris museo.

This is me – 1

Hay momentos tristes, muy tristes en la vida de todo ser humano, momentos de ira, felicidad, amistad, temor, heroísmo, vacío, soledad, esperanza, ……nostalgia …empatía. Este es un post acerca de lo que yo siento por ciertas cosas y cómo estas me afectan tanto directa como indirectamente, porqué ocurren y lo que saco de estas pasado un período de tiempo. Continue reading