The cure you gave me ~ 15

He encontrado algo más en los videojuegos e historias, algo más allá, un remedio para el corazón.

Continue reading

Advertisements

I come from the past – 6

Se está poniendo intensa la cosa… Estos últimos meses han sido impredecibles campos de batalla. Es difícil creer para mí en cuán compleja encrucijada he caído, un capricho que pide a gritos por silencio.

Después de largo tiempo, logré despegar mis pensamientos de una historia que por ya bastante tiempo estaba metido. Una historia que todo lo que hacía era concederme con más melancolía de la que tan fuerte afecta. Pero toda experiencia deja alguna cicatriz que sangra en forma de arte.

Hace poco descubrí un gusto del cual por alguna razón nunca me había percatado. A mi gran librería de música se comienza a filtrar música country. Una música con temas nostálgicos, muchas historias que contar y violines! Buenísimo! Pero su entrada precipitada me dejó bastante en que pensar y reflexionar acerca de varias cosas, entre esas el pasado.

Ya nada es como era antes; las raíces de la nostalgia. Ya no se puede volver a lo que alguna vez fue hace ya tiempo, tiempo en que personas como yo aún no abrían sus ojos, personas cuyo corazón aún no comenzaban su latir. Esos “maravillosos” tiempos del que tanto nos cuentan. Tiempos que vemos retratados y reinterpretados en fotografías, televisión, Internet, el cine… Tiempos muy lejanos que uno puede recordar sin haber presenciado. Bellas memorias que de un libro se aprenden y por tu vida se extienden dándote rumbo y visión para un eterno futuro que refleje la ilusión de lo que nunca volverá a ser, un terco recuerdo del cual el corazón jamás dio un latido de emoción puro pero que por siempre conserva la empática ambición.

Me veo ahora en una situación en donde extraño demasiado lo que nunca fue para mí y a pesar de vivir con eso de manera constante, ahora me siento sofocado por aquello que ya no existe y el único lugar que aún puedo visitar son las memorias. La realidad es que… todos esos lugares, toda esa gente, todas esas formas de vestir, todas esas costumbres y todas esas emociones que alguna vez existieron han evolucionado en grande a algo que no llama la atención. Es estar en un presente para que un vistazo al futuro rebote tu mirada al pasado y se quede ahí sembrando lágrimas.

No se puede calmar este capricho ni tampoco se puede escapar.
Solo se puede aceptar y mantener en paz.
Entonces me pregunto, cómo olvida uno lo que nunca fue?
Ese pasado es el que me formó y es imposible ignorarlo.

Igual es bonito entrar a un vagón de cientos de años y sentir que uno salta de pueblo en pueblo viajando en tren de vapor, viendo cada detalle pasado nuestro reflejo pensante en la ventana… al menos hasta que los ojos ven hacia afuera y se dan cuenta de que nos encontramos en un gris museo.

The Mechahedron – version 2.0

The Story of the Dodecahedron – Plot

The overall plot of the story is about how a college student is driven by an emotional block to materialize a traumatic nightmare he had had in his early studies because of the indirect influence of the ideas of a friend concerning a dodecahedron and the impact of this dream in both their daily lives and in those of others by detonating an increasing detrimental chain reaction of problems  as it descontextualizes the subject of dreams and their derivatives to be free from the mental and rational block still afected by the nightmare.

Continue reading

The White Rose

Drizzle wets the meadows with crimson sharpened drops

While amongst the fallen corpses a white rose grows

The divine petals show resistance against the fall of blood

And with its silvery veins of a past unknown enlightens one forgotten road

That leads to nowhere but towards the hero’s craved home

Although with no living souls left for foul steps or slayed ghouls to pray fate

The rose engages those whose throat still breathes poisoned air

To stand one last time and walk the stormy dawn set on line

For he shall live one more day and stand one last prey

Sent by the white rose, mother of slain

To prove that life is not in vain